• El sector turismo necesita mayor impulso

    Ante el duro contexto se requiere mayor financiamiento, facilidades tributarias y flexibilizar restricciones de acuerdo con el avance de la vacunación.

    12 de Julio del 2021
    Reproducir:

    image_pdfimage_print

    En el 2020, el arribo de turistas internacionales cayó 74% a nivel mundial, según el estudio “COVID-19 and Tourism – an update”, elaborado por la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD, por sus siglas en inglés). Además, señalan que la caída fue mucho mayor en países en desarrollo como Perú, donde alcanzó -79%.

     

    De otro lado, calculan que por cada dólar de ventas del sector turismo se generan US$ 2,5 en el PBI real; por tanto, estiman que las pérdidas económicas mundiales en 2021 podrían oscilar entre US$ 1,7 billones y US$ 2,4 billones en comparación a los niveles prepandemia.

     

    En ese contexto, en este informe el IEDEP cuantifica la importancia, evolución y avances del sector turismo con base en cifras de la Superintendencia Nacional de Migraciones (SNM), el Banco Central de Reserva del Perú (BCRP), la Superintendencia Nacional de Aduanas y de Administración Tributaria (Sunat) y el Instituto Nacional de Estadísticas e Informática (INEI).

     

    Además de caracterizar el perfil socioeconómico del trabajador del sector con base en la Encuesta Nacional de Hogares (Enaho) del INEI.

     

    ▶ El comportamiento del precio del maíz amarillo y sus efectos en el Perú

    ▶ Campaña por Fiestas Patrias a la vista

    ▶ Una mirada al comercio entre Latinoamérica y Estados Unidos y China

     

    A nivel nacional

     

    Desde 1995 hasta 2019 la entrada de turistas al país creció en 820% hasta alcanzar los 4,4 millones de personas, generando que el ingreso de divisas por este concepto crezca en 1.018% hasta sumar US$ 4.787 millones (SNM y BCRP, 2020).

     

    En tanto, en el periodo 2011-2019 las ventas de la actividad económica turismo y hotelería crecieron anualmente 13,1% en promedio (Sunat, 2021). Por su parte, en el lapso de los años 2008-2019 el PBI de alojamiento y restaurantes creció 5,7% en promedio anual (INEI, 2021).

     

    En el 2020, la crisis de la COVID-19 estuvo marcada por el aislamiento poblacional, restricción de aforos y cierre parcial de fronteras. En consecuencia, las ventas de turismo y hotelería se redujeron en 51,3%, mientras que el PBI de alojamiento cayó en 73,8% y el de restaurantes en 47%.

     

    En restaurantes se identificaron fuertes caídas en sus componentes: grupo de restaurantes (-48,2%), otras actividades de servicio de comidas (-30,7%), actividades de servicio de bebidas (-55,3%) y suministro de comidas por encargo (-93,3%).

     

    En el 2021, algunos indicadores muestran que la caída del sector se está desacelerando debido a la flexibilización de restricciones según el nivel de alerta en las provincias.

     

    Así, en los cuatro primeros meses del año se registró que las ventas de turismo y hotelería variaron en -16%, a su vez el PBI de alojamiento en -76,8% y el de restaurantes en -1,3%.

     

    En cuanto a restaurantes ya se identifican recuperaciones en ciertos componentes como otras actividades de servicio de comidas (+16,7%) y suministro de comidas por encargo (+92,8%), además de moderación en las caídas de grupo de restaurantes (-6,5%) y servicio de bebidas (-16,1%).

     

     

    Perfil del trabajador del sector

     

    En la ENAHO 2020 se seleccionaron aquellos trabajadores que formaban parte de las actividades económicas detalladas en el Reglamento Operativo del Fondo de Apoyo Empresarial a las Mype del Sector Turismo (FAE-Turismo) aprobado en agosto de 2020.

     

    De esta forma se consideran dentro del sector turismo: establecimiento de hospedaje; agencias de viajes y turismo; guiado turístico; restaurantes; actividades de esparcimiento; organización de congresos, convenciones y eventos; transporte interprovincial terrestre de pasajeros; transporte turístico; producción de artesanía; y comercialización de artesanía.

     

    En el 2020 la población ocupada en el sector se redujo en 27,4% hasta conformar 2,3 millones de personas. De acuerdo con su tipo de ocupación, el 62% de la población ocupada del sector son independientes, el 31,5% son dependientes y el 6,5% son trabajadores familiares no remunerados (quienes apoyan en emprendimientos del hogar sin recibir pago monetario alguno).

     

    La participación de mujeres en la población ocupada del sector alcanza el 46,2%, los jóvenes de 14 a 45 años son del 66% y la de los informales llega hasta el 83,4%.

     

    Los resultados hallados coinciden con lo señalado por la UNCTAD con respecto a que el sector tiene una particular importancia socioeconómica debido a que da empleo a muchas mujeres y personas jóvenes además de proveer sustento a trabajadores informales en países en desarrollo.

     

    Las características educativas varían entre los trabajadores informales y formales: en el primer grupo solo el 23% alcanzó educación superior, mientras que en los formales el 54%. Esto se traduce en los ingresos de ambos tipos de trabajadores.

     

    En el primer caso, el ingreso laboral promedio mensual asciende a S/875; en cambio los formales reciben S/1.772. En materia de salud, el 43,3% de los trabajadores del sector padecen de alguna enfermedad crónica.

     

     

    A nivel regional

     

    El único dato disponible sobre la actividad económica turística a nivel regional es el subsector alojamiento y restaurantes (INEI, 2021). Las regiones donde este subsector tuvo mayor aporte en el PBI 2020 fueron Lima (2,7%), Ucayali (2,3%), Cusco (2,2%), Madre de Dios (2,1%) y Loreto (2%).

     

    Por el contrario, las regiones donde tuvo menor participación fueron Apurímac (0,5%), Huancavelica (0,5%), Tacna (0,7%), Ayacucho (0,7%) y Moquegua (0,7%). Cabe precisar que, debido a la contracción del subsector, su participación en la economía nacional se habría reducido de 3% en 2019 a 2% en 2020.

     

    Sobre el empleo a nivel de regiones es posible construir cifras para el sector turismo con base en la Enaho y siguiendo las actividades detalladas en el FAE-Turismo. Al respecto, se observó que la participación del sector en la población ocupada nacional se redujo de 18,5% a 15,4% durante el 2020.

     

    Las regiones donde el turismo genera más empleo respecto a su población ocupada fueron Tumbes (25,2%), Ucayali (20,8%), Lima (20,8%) e Ica (18,7%). Por el contrario, las regiones con una baja participación fueron Huancavelica (5,2%), Apurímac (6,6%), Amazonas (5,9%) y Pasco (8%).

     

     

    Conclusiones

     

    El sector turismo fue duramente golpeado a nivel mundial debido a las restricciones motivadas por la crisis de la COVID-19. Perú no fue la excepción, en el 2020 las ventas de turismo y hotelería fueron las de mayor caída (-51,3%) en comparación al resto de actividades.

     

    Igualmente, el PBI de alojamiento y restaurantes fue el de mayor contracción (-50,5%) en comparación a los demás subsectores.

     

    En 2021 ya se avizoran signos de recuperación en algunos rubros asociados a restaurantes. De otro lado, el sector tiene una importante participación del empleo nacional (con matices entre regiones), ocupando a mujeres y jóvenes, aunque en su mayoría informales con bajo nivel educativo.

     

    En ese marco, el FAE-Turismo, según sus últimas modificaciones, disponía de un fondo de S/ 200 millones (podía ampliarse hasta S/ 600 millones) para financiar el capital de trabajo de las mypes con préstamos que iban de hasta S/ 90.000 con una cobertura del 98% y entre S/ 90.000 y S/ 750.000 con cobertura de 95%, y que podían ser pagados hasta en 60 meses con periodo de gracia de hasta 18 meses y una tasa de interés promedio superior al 10%.

     

    Con base en la Enaho 2019 se estima que los recursos del fondo solo cubrirían un mes de la planilla de los dependientes (S/ 638,7 millones). Sin embargo, quedarían sin financiamiento los independientes formales (S/ 488,3 millones) y más aún los informales (S/ 2.478 millones).

     

    Por tanto, urge continuar acompañando a las empresas y negocios del sector con financiamiento y flexibilizando restricciones en la medida que el proceso de vacunación avanza en el país y en el mundo.

     

     

     

    No hay imágenes cargadas en la galería, por favor desactivar la opción de galeria.

    ESTUDIOS

    EMPRESA

    EXPERIENCIA LABORAL

Entradas Recientes

Cómo actuar ante siete modalidades de extorsión que enfrentan empresas y pequeños negocios

Siete modalidades de extorsión que afectan al sector empresarial, sobre todo a las micro y pequeñas empresas (mypes), y cómo enfrentarlas con apoyo policial fueron presentadas en la XXIII edición de la EXPO PYME: “Oportunidades globales, pymes sostenibles: El camino hacia el éxito” que organiza la Cámara de Comercio de Lima (CCL). “El año pasado, […]

Acuerdan desarrollar agenda por la competitividad de exportación de servicios

La Coalición Peruana de Exportadores de Servicios, encabezada por el presidente de la Cámara de Comercio de Lima (CCL), Roberto De La Tore, sostuvo una reunión de trabajo con el viceministro de Economía, Carlos González, con el objetivo de articular esfuerzos y contribuir al crecimiento de este sector. En el encuentro participó el coordinador general […]

Artículos relacionados

Dejar un Comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

MAPFRE  hASTA 08/06/2023
Suscríbete Contáctanos