Hay inversiones pendientes por S/ 35.100 millones en megaproyectos dormidos

La inversión en infraestructura física nunca fue tan importante como ahora para la recuperación post pandemia y el crecimiento económico. Las mejoras en la infraestructura física y social reducen las desigualdades entre los más afectados por la pandemia de la COVID-19.

 

Según un estudio reciente para América Latina a cargo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la eficiencia de los servicios vía infraestructura de calidad elevaría los ingresos de los hogares pobres en 28%, más que el promedio de aquellos con mayores ingresos.

 

Asimismo, su efecto sobre los costos y la generación de negocios e inversiones es directo por lo que la convierte en el instrumento clave para incrementar la productividad y competitividad regional, contribuyendo a diversificar la estructura productiva y la generación de empleo.

 

Dentro de este marco la inversión pública juega un papel preponderante, por lo que la celeridad de su ejecución es crucial.

 

Con base en la información disponible en el portal Consulta de Seguimiento de Proyectos de Inversión del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) se seleccionaron proyectos con un costo superior a los S/ 100 millones (megaproyectos), que llevan más de cinco años en ejecución y aún no son culminados o no están 100% operativos, a los cuales se les denomina “inversión dormida”.

 

En este grupo se encuentran 181 proyectos por un monto contratado de S/ 86.466 millones que llevan en promedio 8,9 años y que en ese tiempo han alcanzado un grado de ejecución presupuestal promedio de 48,4%. Es decir acumulan una ejecución pendiente de S/ 35.100 millones.

 

Según el tiempo que permanecen en fase de inversión, se hallaron 104 obras que llevan entre cinco y ocho años de tiempo de ejecución. Asimismo, 38 proyectos tienen entre nueve y 11 años de ejecución, 29 obras entre 12 y 14 años, y diez proyectos que llevan entre 15 y 17 años de ejecución.

 

Todas esas “inversiones dormidas” postergan o diluyen el impacto económico y social de la inversión pública sobre la región o localidad.

 

Por sectores económicos

 

En el rubro de transporte se registran 90 proyectos dormidos (67 de carretera) que en promedio vienen demorando 9,5 años y alcanzando un avance de solo 51,5%. Ello representa S/ 29.388 millones pendientes de ejecución.

 

Un caso emblemático es el proyecto Mejoramiento de la Carretera Carhuamayo Paucartambo -El Milagro-Llaupi-Oxapampa, que, tras 14 años, no registra avances en sus obras debido a problemas de financiamiento.

 

 

 

 

Asimismo, se ha verificado que 22 de estos proyectos no figuran en la Programación Multianual de Inversiones 2021-2023 del Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC), corriendo el riesgo de no recibir presupuesto durante ese periodo para su culminación.

 

En salud, un sector crucial para poder enfrentar la crisis sanitaria, hay 35 proyectos con estas características que en promedio han tomado 9,2 años, logrando una ejecución del 37,9% que equivale a S/4.496 millones por desembolsar.

 

Así, encontramos el proyecto de Mejoramiento y conversión de la capacidad resolutiva de los servicios de salud del centro Pedro Ruiz Gallo en hospital referencial, red de salud Chachapoyas, enAmazonas, que lleva en ejecución 12,3 años con un avance de apenas 8% a cargo del Gobierno Regional.

 

De igual modo, el sector agropecuario presenta 15 proyectos (12 de irrigación) que en promedio vienen demorando 7,6 años, con un avance de 28,4%, que significa S/ 5.873 millones por invertir.

 

En esta lista figura el proyecto Mejoramiento y ampliación de la provisión de agua para desarrollo agrícola en el valle de Tacna-Vilavilani II-Fase I (Tacna),  que lleva en fase de inversión 11 años y que tiene un avance financiero de solo 24% debido a conflictos sociales.

 

En el sector saneamiento figuran 11 megaproyectos cuyos promedios en ejecución y avance de presupuesto son de 8,6 años y 25,8%, respectivamente. Un ejemplo destacable es la

 

Ampliación y mejoramiento del sistema de agua y alcantarillado de la ciudad de Tocache, en la provincia de Tocache (San Martín), a cargo del gobierno local que en 12,9 años solo avanzó el 3% de su presupuesto.

 

Más casos emblemáticos en otros sectores son: (i) Drenaje pluvial de la ciudad de Juliaca (Puno), a cargo del gobierno local, y que lleva 11,5 años en fase de inversión y avance del 37%; (ii) Acondicionamiento turístico de lago Yarinacocha (Ucayali), a cargo del Gobierno nacional, y que lleva 9 años y avance del 61%.

 

Además, el (iii) Mejoramiento de los servicios de administración de justicia de los órganos jurisdiccionales especializados en laboral, familia y contencioso administrativo de la Corte Superior de Justicia, sede Uruguay – Belén (Lima) a cargo del Gobierno nacional con 7,9 años y 52% de avance;

 

Asimismo, (iv) Mejoramiento de los servicios académicos y administrativos de la Universidad Nacional de Jaén, distrito de Jaén, provincia de Jaén (Cajamarca) a cargo del Gobierno nacional con 5,5 años y 47% de avance.

 

 

Ubicación y nivel de Gobierno

 

En lo que respecta a la ubicación geográfica de los proyectos identificados, 20 de ellos se encuentran en Lima, 14 en Cusco; 10 en Arequipa y Puno, cada uno; nueve, tanto en San Martín como Junín; ocho en Cajamarca; siete en Amazonas; seis en Piura y Tacna; cinco en Ucayali, así como en Ayacucho y Huánuco; cuatro en Pasco, La Libertad, Ica, Huancavelica y Áncash; seguido de tres proyectos en Loreto, Apurímac y Lambayeque; dos en Tumbes y Moquegua y uno en Madre de Dios.

 

A todos estos se suman 33 proyectos localizados en más de una región. Si se categorizan los 181 proyectos según las entidades públicas responsables, se encuentra que 124 están a cargo de alguna entidad del Gobierno nacional, con atraso y avance promedio de 8,8 años y 50,9%, respectivamente.

 

Asimismo, los Gobiernos regionales asumen 37 proyectos con atraso y avances respectivos de 9,1 años y 44,2%. En tanto, 20 proyectos a cargo de los Gobiernos locales registran un atraso promedio de 9,1 años con un avance de 22,5%.

 

Medidas para “despertar”

 

Si bien el análisis desarrollado muestra una clara problemática, con la declaratoria del Estado de Emergencia Nacional (EEN) se paralizaron todos los proyectos en el país.

 

Por ello, en paralelo con la Fase 1 de la reactivación económica se publicó el Decreto Legislativo 1486 en el que se establecieron disposiciones para la reactivación de obras públicas contratadas conforme al régimen general de contrataciones del Estado.

 

Entre ellas, destacan la posibilidad de realizar modificaciones contractuales relacionadas al nuevo cronograma de ejecución e, inclusive, la posibilidad de entregar adelantos a solicitud del ejecutor de obra bajo ciertos criterios.

 

Asimismo, en dicho dispositivo legal se amplían los plazos para que las entidades con obras públicas paralizadas se acojan al Decreto de Urgencia que establece medidas extraordinarias para la reactivación de obras a nivel nacional (D.U. 008- 2019).

 

Además, se permite que proyectos con avance físico igual o mayor al 40% puedan ser incluidas en el inventario de obras paralizadas, lo que va en línea con lo sugerido por el Instituto de Economía y Desarrollo Empresarial (IEDEP) de la CCL en la edición 912 de la revista La Cámara.

 

No obstante, si bien dicha norma va en la dirección correcta, también es importante que los megaproyectos no enfrenten restricciones de financiamiento en el Presupuesto Público (PP) 2021.




Perú: empresas extranjeras participan en financiamiento de 136 megaproyectos

La inversión extranjera en el Perú financia el 81% de los megaproyectos programados para los siguientes años, esto es un total de 136 obras cuyas inversiones son mayores a US$ 10 millones cada una, según información del Instituto de Economía y Desarrollo Empresarial (Iedep) de la Cámara de Comercio de Lima (CCL).

 

Detalló que estos capitales extranjeros provienen de 23 países, cuyo financiamiento se realiza a través de operadores locales, específicamente en los sectores minería, transporte, electricidad e hidrocarburos. Añadió que Canadá y España son los de mayor presencia.

 

Beneficios tributarios: ¿Qué nos detiene para innovar?

Mypes podrán acceder al fraccionamiento de deudas con EsSalud

28% de empresarios pide a Congreso priorizar reactivación económica

 

Cabe precisar que los proyectos en marcha y compromisos de inversión con presencia extranjera se darán en el periodo 2020-2025, donde minería concentra el mayor monto con US$ 58.092 millones, seguido de transporte (US$ 13.684 millones), electricidad (US$ 8.358 millones) e hidrocarburos estimado en US$ 5.110 millones.

 

El Iedep señaló que la mayor presencia de capitales extranjeros se da en los megaproyectos mineros con 87% (52 obras), a los cuales le siguen hidrocarburos con 85% (33), electricidad con 69% (31) y transporte con 83% (20).

 

Megaproyectos en minería

Según el Ministerio de Energía y Minas, a septiembre de 2019, se concesionaron 60 megaproyectos (52 financiados por capitales extranjeros y 8 por nacionales), de los cuales 12 son de exploración y 48 de explotación. Esta cartera es operada por empresas cuyos capitales corresponden a 11 países (incluido el Perú).

 

La lista de inversiones extranjeras en la cartera de minería la lidera Canadá con la operación de seis proyectos de exploración y 11 de explotación. Bajo su ámbito tiene proyectos de cobre, zinc, plata, fosfatos y uranio en diversas regiones tales como Apurímac, Puno y Lambayeque.

 

El segundo lugar lo ocupan inversiones de origen nacional con ocho proyectos. En tercer lugar se ubican Reino Unido, Brasil y China con seis proyectos cada uno. En tanto, México ocupó el cuarto lugar con cinco proyectos. Le siguen Estados Unidos y Australia con cuatro proyectos cada uno. Además, Suiza ocupa el sexto lugar con dos obras. Al final se ubican Japón y Corea del Sur con un proyecto cada uno.

 

Megaproyectos en transporte

De otro lado, el sector transporte es un importante catalizador del capital extranjero. Así lo demuestran los 24 megaproyectos que conforman su cartera –a diciembre de 2019– de acuerdo con el Organismo Supervisor de la Inversión en Infraestructura de Transporte de Uso Público (Ositran).

 

Según la procedencia del capital, España y Brasil son los principales inversionistas extranjeros con cuatro proyectos cada uno. España lidera el portafolio más diverso por su participación en una obra portuaria (Terminal Portuario General San Martín-Pisco), una ferroviaria (Línea 2 del Metro de Lima y Callao) y dos en carretera (Longitudinal de la Sierra Tramo 2 y Red Vial N° 4 -Pativilca).

 

Siguiendo el orden de importancia, los capitales peruanos también operan cuatro proyectos del sector. Por su parte, los inversores de Colombia y Ecuador siguen la lista con tres proyectos cada uno. A su vez, EE.UU. participa activamente en dos proyectos. Cierran la lista Alemania, China, Dinamarca y Emiratos Árabes Unidos con un proyecto cada uno.

 

En electricidad

Respecto al sector electricidad, a diciembre de 2019 el Organismo Supervisor de la Inversión en Energía y Minería (Osinergmin) detalla que la cartera de los proyectos de generación y transmisión eléctrica está constituida por 45 megaproyectos, de los cuales 37 son proyectos de generación y ocho de transmisión.

 

En este rubro, las inversiones de origen nacional operan en 14 proyectos. En segundo lugar, los capitales españoles cuentan con 13 proyectos: siete centrales hidroeléctricas, cuatro líneas de transmisión y dos centrales eólicas, resultando la cartera más diversificada con respecto a los demás inversionistas. España destaca como uno de los más importantes en generación de energías renovables a nivel mundial, tal es así que el 49,3% de su energía generada es limpia. En tanto, empresas de capitales provenientes de Brasil operan cuatro centrales hidroeléctricas; mientras que capitales de China, Colombia e Italia cuentan con tres proyectos cada uno; y Estados Unidos y Canadá controlan un proyecto cada uno.

 

En hidrocarburos

Por otro lado, en la industria de hidrocarburos existen en la etapa extractiva (upstream) -de acuerdo con Perúpetro a diciembre del año pasado– un total de 39 contratos correspondientes a exploración (13) y explotación (26).

 

En la etapa exploratoria destacan los capitales estadounidenses en los lotes Z-61, Z-62, Z-63 y XXIII. Los primeros tres fueron firmados en el 2017, se ubican frente a las costas de Lambayeque y La Libertad y  sus resultados exploratorios se esperan para marzo de 2020. El cuarto proyecto se firmó en el 2007 y se ubica en la cuenca de Talara.

 

En la etapa de explotación sobresalen los capitales nacionales en los lotes I, III, IV y V, además del lote IX. En segundo lugar y con tres contratos cada uno, están los capitales de Argentina que participan en la explotación de los lotes 8, 56 y 88;  China con presencia en los lotes 58 y X, en adición a la explotación del lote VII/VI; y, finalmente Panamá con actividad en los lotes II, XV y XX.