1

Cuenta corriente de balanza de pagos registró superávit de 0,5% del PBI en 2020

La cuenta corriente de la balanza de pagos registró un superávit de 0,5% del PBI en 2020, el primero desde el año 2007, debido al impacto de la pandemia en las utilidades de las empresas, al efecto de la débil demanda interna sobre las importaciones y a la recuperación de los términos de intercambio, informó el Banco Central de Reserva (BCR).

 

En el cuarto trimestre de 2020, la cuenta corriente tuvo un superávit de US$ 739 millones, representando el 1,3 % del Producto Bruto Interno (PBI), mayor en 1,3 puntos porcentuales del producto con respecto al déficit registrado en igual periodo de 2019.

 

El superávit de dicho periodo fue reflejo del mayor valor de las exportaciones, asociado a los precios más altos de los principales metales exportados, como cobre y oro, y el rápido avance del plan de reanudación de actividades que se tradujo en una recuperación de la producción local.

 

Por su parte, el déficit de la renta de factores alcanzó en el cuarto trimestre niveles cercanos a los previos a la pandemia, asociado a las utilidades más altas de las empresas con inversión directa extranjera en el país.

 

De otro lado, se registró un mayor déficit de servicios, por el menor ritmo de entrada de viajeros al país, explicado por el nuevo cierre de fronteras ante el inicio de la segunda ola de contagios y nuevas variantes de la COVID-19 en otros países.




Superávit en cuenta corriente fue de 0,5% del PBI en tercer trimestre

La cuenta corriente de la balanza de pagos registró un superávit de 0,5% del Producto Bruto Interno (PBI) en el tercer trimestre de 2020, frente al déficit de 1,6% del PBI en similar período del año previo, según el Banco Central de Reserva (BCR).

 

En el tercer trimestre de 2020, la cuenta corriente acumuló un superávit de US$ 236 millones, frente al déficit de US$ 965 millones de igual periodo de 2019. Este resultado reflejó principalmente la contracción de las importaciones, en línea con la gradual recuperación de la actividad productiva y de la demanda interna afectados por las medidas de aislamiento social asociadas al COVID-19.

 

Asimismo, la progresiva reanudación de las actividades locales producto de la reactivación por fases ha incidido favorablemente en la recuperación de las exportaciones.

 

Por el contrario, se registró un mayor déficit de servicios, principalmente por la menor entrada de viajeros al país, como consecuencia del cierre de fronteras, medida que se inició a mediados de marzo de 2020.

 

Déficit acumulado anual

 

El déficit en cuenta corriente de la balanza de pagos acumulado de los últimos cuatro trimestres se redujo de 1,6% del PBI al tercer trimestre de 2019 a 0,1% del PBI al tercer trimestre de 2020. Este resultado es el menor nivel desde el segundo trimestre de 2008 e inferior al déficit promedio de los últimos 10 años de 2,8% del PBI.

 

Esto se debió al impacto de la crisis del COVID-19 en la actividad local y en la demanda interna, que implicaron principalmente menores utilidades de empresas con inversión directa extranjera en el país y menores importaciones de bienes.